Talleres creativos

Dislexia

Dificultad en el aprendizaje de la lectura, escritura y/o cálculo en personas que no sufren déficit intelectual, sensorial o psicológico que la explique. Con el tiempo, se han ido sumando nuevos términos que describen las dificultades en una sola de las habilidades. Así, por ejemplo, la disgrafía se asocia a los trastornos relacionados con la escritura o la ortografía (disortografía) y la discalculia se centra en los números y en la mecánica de las operaciones básicas.

Las consecuencias de la dislexia son graves: el 80% de los disléxicos son calificados frecuentemente de  “cortitos”, “inmaduros”, “inatentos”, “inquietos” o “malcriados” y, las recetas que comúnmente se aplican a los chavales con ese problema pasan por la repetición de cursos, el castigo o el intento de potenciar su capacidad de atención para lo que, en muchos casos, se recurre a la administración de fármacos.

En el ámbito de la psicolingüistica se ha observado que uno de los déficits característicos en la dislexia, en particular en los niños de menor edad, es una baja conciencia fonológica, término que designa la capacidad de la persona para dividir el habla y la escritura en estructuras cada vez más pequeñas. El desarrollo de la conciencia fonológica en niños pequeños favorece la comprensión de la relación entre los fonemas y los grafemas y es un paso fundamental para la enseñanza formal del alfabeto.

Dependiendo del síntoma predominante hablaremos de:

  1. Dislexia fonológica: el niño utiliza fundamentalmente la ruta visual para leer las palabras, es decir, aquella que nos permite leer de manera global palabras conocidas (sin dividirlas en partes). El niño presenta dificultades para leer palabras no conocidas o inventadas, comete errores de lexicalización (lobo/lopo), derivativos (calculadora/calcular) o visuales (pera/pena),  y el tiempo de reacción en la lectura de pseudopalabras es muy superior.
  2. Dislexia superficial: el niño utiliza predominante la ruta fonológica, es decir, aquella que nos permite leer las palabras regulares a partir de segmentos más pequeños (sílabas). La dificultad surge con las palabras cuya escritura no se corresponde con su pronunciación. El niño no presenta dificultad en la lectura de pseudopalabras.

En los niños menores de 9 años, el tratamiento se centrará fundamentalmente en el desarrollo de la conciencia fonológica, con especial hincapié en la asociación grafema-fonema.  En pacientes de mayor edad, en los que mecánica y automatización de la lectura se considera consolidada, se reforzarán fundamentalmente las estrategias de comprensión de textos (búsqueda de palabras clave, subrayado, resumen, etc.)

 

No se admiten comentarios.

Powered by Docxpresso