Inicio   Psicología   ¿Qué es eso de la alta sensibilidad?

¿Qué es eso de la alta sensibilidad?

Últimamente oímos con frecuencia la expresión «alta sensibilidad» sin saber muy bien a qué nos referimos con ello. Mi propósito, en este post, es tratar de aclarar algunos conceptos que nos ayudarán a entender de qué hablamos cuando decimos que un niño es «altamente sensible».

alta_sensibilidad

Tres conceptos básicos

Temperamento, carácter y personalidad son términos estrechamente relacionados. Esto nos lleva a utilizarlos de forma indistinta aún cuando significan cosas muy diferentes:

  • Temperamento: parte de la personalidad que asociamos con la carga genética. El bebé nace con un temperamento que, conjuntamente con las experiencias vividas a lo largo de la infancia, configurarán su personalidad. Al tratarse de un componente genético, el temperamento es muy difícil de modificar mediante cambios en el entorno.
  • Carácter: resultado de la interacción de los rasgos de temperamento con el entorno. Hay bebés activos, inquietos, llorones, tranquilos… El temperamento de cada bebé hará que el adulto interactúe de una forma u otra, introduciendo cambios en el entorno que, a su vez, irán conformando el carácter del niño.
  • Personalidad: suma del temperamento, el carácter y la conducta. La personalidad es única e intransferible y permanece estable en el tiempo.

La alta sensibilidad es un rasgo de temperamento. Partiendo de esto, hemos de tener en cuenta dos hechos de gran relevancia para entender al niño hipersensible:

  1. El niño nace con el rasgo de la alta sensibilidad.
  2. Al igual que el resto de los rasgos, este es inmodificable.

Algunos datos de interés…

  • Se estima que un 20 % de los niños son hipersensibles (algunos estudios elevan la prevalencia al 30 %), es decir, 2-3 de cada 10 niños muestran el rasgo de la alta sensibilidad.
  • La introversión y la extroversión no son rasgos decisivos de la alta sensibilidad. No obstante, se estima que en torno al 70 % de los niños NAS son introvertidos (como mecanismo para reducir el nivel de estimulación).
  • El rasgo no depende del sexo: no se observan diferencias entre niños y niñas.
  • El sistema neurológico del niño NAS es hipersensible y capaz de analizar los estímulos internos y externos con mayor precisión que el niño no NAS (hipersensibilidad sensitiva). No es una cuestión de mayor agudeza visual o mejor olfato, sino de un procesamiento más exhaustivo de los estímulos.
  • En el plano cognitivo, el niño NAS muestra una velocidad de procesamiento lenta.
  • Se observa una mayor rapidez de respuesta en los reflejos de la médula espinal, lo que se traduce en una mayor reacción al dolor, a los medicamentos y a los estimulantes. Su sistema inmunológico también es más reactivo.
  • No hay muchos estudios que relacionen la alta sensibilidad con la cantidad de llanto, porque este es un parámetro difícil de medir. Sin embargo, se sospecha que el bebé NAS tiende a llorar más a causa de la sobreestimulación.

… y algunos signos identificativos

  • La sensibilidad exacerbada a los estímulos se observa desde el nacimiento y permanece durante toda la vida. No surge de repente ni se relaciona con un momento madurativo concreto. El rasgo puede modificar su expresión en función de la edad del niño, pero no desaparece.
  • Existe una clara relación entre el rasgo y el contacto visual. El bebé NAS tiende a seguir con la mirada todo tipo de estímulos desde el primer día.
  • La hipersensibilidad no está relacionada con ningún trastorno del neurodesarrollo (TEA, TDAH). El comportamiento del niño NAS puede inducir a confusión con este tipo de trastornos. Sin embargo, las causas subyacentes son distintas.
  • Aunque la mayoría de los niños NAS están especializados en todos los ámbitos, también se observa especialización en campos específicos como, por ejemplo, la interacción social (capacidad de identificar de inmediato el estado de ánimo del otro), el mundo natural (animales, seres vivos en general), las reacciones físicas (hiperacusia, reacción exagerada al roce o a los olores), los estímulos novedosos…
  • Manifiesta alteración conductual cuando el niño no puede evitar la estimulación. El niño NAS lucha cada día por inhibir la inmensa cantidad de estímulos que recibe. Cuando no es capaz de evitarlos siente profundo malestar y desasosiego que afecta a su comportamiento.
  • Mayor conciencia del mundo circundante: hablamos de niños reflexivos, empáticos, inteligentes, observadores, creativos, concienzudos y perfeccionistas.
  • Sentimientos muy profundos (gran empatía) e intensa vida interior.

Como podemos observar, las características del niño NAS no implican por sí mismas ningún tipo de trastorno. Al contrario, con frecuencia nos referimos al don de la sensibilidad como cualidad que nos dignifica como seres humanos. ¿Dónde está entonces el problema? En la falta de adaptación entre el niño hipersensible y una cultura en la que se ensalza la inmediatez frente a la reflexión. Esta falta de ajuste entre el rasgo de la alta sensibilidad y un entorno «no sensible» es la causa de las consecuencias que, con frecuencia, se observan en los niños NAS.

    Consecuencias del rasgo de la a.s. en un entorno no «NAS»

    Introversión/aislamiento
    Precaución extrema
    Falta de atención
    Miedo
    Problemas de conducta
    Sufrimiento con el dolor ajeno
    Ansiedad/depresión

Nuestro principal cometido, una vez que identificamos el rasgo de la alta sensibilidad en nuestro hijo o hija, es comprender los muchos desafíos que la hipersensibilidad impone al niño, tener claro que no podemos modificar ese rasgo por mucho que nos empeñemos, y ayudarle a encontrar su lugar en el mundo sacando partido de las mucha fortalezas que hacen de él o ella una persona con un don tan especial: poder percibir aquello que a los demás se nos escapa.

Iciar Casado (Psicóloga)


También te puede interesar:

Las familias preguntan

Niños NAS: claves para una crianza feliz

Ciervos altamente sensibles

 

No se admiten comentarios.

Powered by Docxpresso