Inicio   Logopedia   ¿Estoy haciendo lo correcto para favorecer el habla de mi hijo?

¿Estoy haciendo lo correcto para favorecer el habla de mi hijo?

Con frecuencia los padres incurrimos por desconocimiento en errores que pueden ralentizar el desarrollo del habla del niño que, por otra parte, es perfectamente normal. Es práctica común, por ejemplo, entregar al niño las cosas que mira o señala con el dedo sin esperar a que trate de pedirlas verbalmente -cuando ya está en condiciones de hacerlo- obstaculizando su capacidad de construir frases y de pronunciarlas. Corregir sus errores continuamente, por otra parte, no servirá más que para provocar su frustración, hacer que se retraiga y se abstenga de hablar. En lugar de ello, es conveniente, por ejemplo, recurrir a la corrección indirecta, repitiendo la frase correctamente sin darle mayor importancia. No olvides que el niño aprende por imitación, por lo que hemos de hablarle claramente, evitando el habla infantilizada y el exceso de diminutivos.

Son muchas los momentos que tenemos los padres para ayudarles a pronunciar correctamente los sonidos: el tiempo dedicado al juego es uno de ellos. Soplar bolitas de papel con una pajita para hacer carreras, hacer gárgaras con y sin agua, «poner caras» divertidas delante del espejo (hacer «pedorretas», sacar y meter la lengua, llevarla a una y otra comisura, bostezar exageradamente…), realizar onomatopeyas, adivinar sonidos de animales, cantar o leer cuentos en voz alta, nos permite enseñarles a discriminar sonidos, reforzar la motricidad labiolingual y ejercitar la coordinación respiratoria.

No obstante, en ocasiones el comportamiento de nuestro hijo dispara nuestra alarma. Algunos padres, por ejemplo, creen ver síntomas de retraso cuando el niño no articula o distorsiona algunos fonemas. Sin embargo esta dislalia, conocida como evolutiva, forma parte del proceso normal de adquisición del lenguaje y desaparece, por lo general, cuando el niño madura y, como hemos señalado anteriormente, cada niño tiene su propio ritmo de desarrollo sociocognitivo que depende, en gran medida, de factores hereditarios y del contexto familiar (aprovechamos la ocasión para recordar una vez más la necesidad de hablar al niño correctamente y de forma clara).

En la mayoría de los casos, no hay razón para preocuparse aunque, si persiste la duda, no estará de más consultar con el pediatra o el logopeda.

 

No se admiten comentarios.

Powered by Docxpresso