Inicio   Preguntas frecuentes   ¿Es la lateralidad contriada sinónimo de problemas de aprendizaje?

¿Es la lateralidad contriada sinónimo de problemas de aprendizaje?

La lateralidad del niño viene determinada por la dominancia de uno de los dos hemisferios cerebrales (cada uno de ellos se encarga de los procesos sensoriales y motores del lado opuesto del cuerpo y está especializado en funciones diferentes).

Hacia los siete años de edad, el niño muestra por lo general su preferencia por un lado del cuerpo y, si está correctamente lateralizado (lateralidad homogénea), serán dominantes la mano, el pié, el oído y el ojo de ese lado. Diremos que el niño es «zurdo» si utiliza predominantemente la parte izquierda de su cuerpo y que es «diestro» si utiliza la parte derecha.

La lateralidad viene definida principalmente por factores genéticos y epigenéticos pero la gran plasticidad del cerebro humano permite la especialización discrecional del hemisferio a través del aprendizaje y del entrenamiento o como resultado de influencias ambientales. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con los niños zurdos a los que se ha obligado a escribir con la mano derecha, aun cuando su hemisferio cerebral dominante es el derecho y, por consiguiente, seguirá prevaleciendo su lado izquierdo para cualquier otra actividad.

descarga

Aunque no existe una relación causa-efecto entre la lateralidad contrariada y la aparición de alteraciones, la probabilidad de que estos niños sometidos a esta «inversión obligada» de las funciones de ambos hemisferios experimenten dificultades para ubicarse espacialmente o gestionar el tiempo o de que desarrollen problemas de aprendizaje, de atención o de conducta es mucho más elevada que entre los niños en los que se ha producido una lateralización normal.

 

No se admiten comentarios.

Powered by Docxpresso