Inicio   Psicología   Autocuidado

Autocuidado

autocuidado

Los recientes acontecimientos y los muchos cambios experimentados en nuestras vida cotidiana nos ponen a prueba como personas y como padres: tenemos que cumplir nuestras obligaciones profesionales en nuevas condiciones y, con frecuencia, poco adecuadas; tenemos que ayudar a nuestros hijos en las tareas escolares y llevar a cabo actividades que hasta ahora habíamos delegado en los profesores y centros escolares; tenemos que planificar y extremar la higiene de todo y de todos introduciendo nuevas costumbres en el hogar, en nuestros desplazamientos, en nuestras visitas al médico, en nuestros contactos con los mayores, en nuestro tiempo libre… El día se transforma en una interminable cadena de «tenemos». Y en esta obsesión por cuidar de nuestros hijos, por cuidar de nuestra familia, por cuidar de los nuestros, olvidamos cuidar de nosotros mismos.

autocuidado

Es fácil que la carga de obligaciones diarias nos haga funcionar de manera automática y nos impida darnos cuenta de las peticiones de auxilio que nos envía nuestro cuerpo. Pero esas señales están ahí y adoptan las formas más variopintas: pueden ser señales físicas como opresión en el estómago o en el pecho, dolores musculares; dolor de cabeza o dificultad para conciliar el sueño. O señales emocionales que se manifiestan en forma de desesperanza, frustración o impotencia. Cuando esto ocurre ha llegado el momento de parar, respirar profundamente y pensar en ti.

Pero como dice el dicho «Más vale prevenir que curar». Por ello, os proponemos unas sencillas pautas que nos ayudarán a mantenernos física y psíquicamente fuertes.

Busca el apoyo de la familia

Habla con los miembros de tu familia; diles cómo te sientes y qué es lo que te hace sentir mal. Y, sobre todo, buscad la forma de organizaros y distribuir responsabilidades. Esto no solo te ayudará a ti, sino que hará que los demás se sientan mucho más útiles. Aunque te parezca increíble, no es necesario que lo hagas tú todo: deja espacio para que los demás participen.

autocuidado

Ajusta tus expectativas

Esta situación nos ha desbordado a todos y nos ha impuesto nuevas cargas que hemos de sumar a las muchas responsabilidades que ya teníamos antes de que el Covid desbaratase nuestras vidas. Ha llegado el momento de relativizar. ¿Qué es lo verdaderamente importante? ¿De qué obligaciones puedo desprenderme? Pregúntate con honestidad si todos esos «tengo que» son tan imprescindibles.

Prémiate

Dedícate un tiempo y desconecta. No importa lo que hagas: yoga, lectura, ejercicio, pintar, escribir una novela, tomarte una cerveza por Skype con tus amigos, hacer origami o ver por youtube el último show de Les Luthiers… Prémiate a diario, porque te lo mereces. Prémiate por lo mucho que haces cada día y por todos los retos que superas.

Mantén un pensamiento positivo

No hay mal que cien años dure y poco a poco retornamos a una cierta normalidad. Considera este impasse como un momento idóneo para conocerte mejor y reflexionar sobre lo que realmente te importa y sobre cómo quieres que sea tu vida futura.

Confía en un profesional

Y si crees que no puedes con todo esto, pide ayuda. Somos muchos los psicólogos que estamos deseando acompañarte.

Cuidándonos nos queremos más y protegemos a quienes más nos importan: nuestros niños.

Iciar Casado (Psicóloga)


Tal vez te interese el vídeo siguiente:

 

No se admiten comentarios.

Powered by Docxpresso